aceite de Jaén IGP

Aceite de Jaén I.G.P.

El aceite de Jaén IGP es un tipo de aceite de oliva virgen extra que tiene un sabor único y unas propiedades que marcan la diferencia frente a otros tipos de aceite.

Al hablar de tipo de aceite, algo que nos llama la atención es el IGP. Tanto esta información, como el resto de las características del producto, la vamos a estudiar a continuación.

¿Qué es una IGP?

IGP es el acrónimo de Indicación Geográfica Protegida. Es un tipo de sello que indica una serie de características únicas relacionadas con la calidad, y que están relacionadas con el origen.

Para poder entender con mayor precisión este sello, tenemos que irnos al Reglamento CEE 510/2005 del 20 de marzo de 2006. En el mismo se establece que IGP hace referencia al nombre de una región o de una zona en cuestión, aunque en contados casos también podría estar hablando de un país.

Se emplea para indicar que un determinado producto alimenticio pertenece a dicha zona y que tiene unas cualidades específicas, una cierta reputación, o alguna característica que lo identifica con el lugar de origen. Al mismo tiempo, el sello también acredita que la transformación o elaboración del aceite se lleve a cabo en la zona en cuestión.

Este concepto puede provocar algún tipo de confusión con el término DOP; aunque son conceptos similares, hay diferencias, y estas están relacionadas con la vinculación a la determinada zona geográfica. En el caso de que estemos de un sello IGP, será suficiente con que una de las fases de producción esté relacionada con el medio. Si estamos hablando de las DOP, todas las fases tendrán que desarrollarse en la misma zona.

¿Por qué una igp para el aceite de Jaén?

En la actualidad, la IGP del aceite de Jaén ha conseguido la protección nacional transitoria, algo que otorga el “Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino”. El objetivo de dicha denominación o sello es incluir en la misma todos los aceites que se producen en la provincia.

Así, cualquier consumidor que tenga delante un aceite de Jaén IGP, tendrá claro que va a comprar un producto de calidad con el que podrá aderezar sus platos de una forma diferente y conseguir una experiencia única.

El IGP de Jaén comprendería los 97 municipios que conforman la provincia. Hay que tener presente que la variedad principal que se reconoce en esta zona es la elaboración con Picual, que cubre aproximadamente el 90% de la producción en el lugar. Sin embargo, dentro de esta denominación también estarían incluidas las elaboraciones del 10% restante, como es el caso de Picudo, Arbequina, Hojiblanca, Manzanillo de Jaén, Carrasqueño de Alcaudete o Royal.

Ventajas de una IGP para los aceites de oliva virgen de Jaén

Estas son algunas de las ventajas que aporta el hecho de que los aceites de oliva virgen de Jaén tengan su propio IGP.

  • Sistema de trazabilidad: para que el consumidor pueda corroborar que el producto en sí proceda de la zona en cuestión, que cumpla con los requisitos de calidad que se necesitan para contar con el sello, y que también lo hagan las empresas que se encargan de la elaboración, del envasado y de la comercialización, es crucial que se cuente con un sistema de trazabilidad que abarque desde la recepción de la materia prima hasta la venta del producto. Gracias al IGP, podemos tener claro que existen dichas garantías, por lo que estaríamos ante un tipo de aceite de la máxima calidad.
  • Unificación: el IGP contribuye a unificar todo el sector olivarero de la provincia de Jaén bajo el mismo sello de calidad. Esto, entre otros beneficios, permite llevar a cabo diferentes acciones comerciales y al mismo tiempo extender la imagen de este producto de calidad.
  • Compatibilidad: otra de las ventajas de IGP es que se considera compatible con el de Denominaciones de Origen Protegidas y cualquier otro tipo de sello ya existente. También permite la agrupación de otras producciones de Denominaciones Campiñas de Jaén y Sierra Sur de Jaén.
  • Conocer el baremo de calidad: el consumidor debe tener claro que los requisitos de calidad son muchos más exigentes para obtener un sello de DOP, que para un sello de IGP. Al tener el sello, podrá conocer mejor que es lo que va a comprar.

Características y particularidades del Aceite de Jaén (IGP)

El Aceite de Jaén destaca por su gran calidad, por su claro aroma a hierba recién cortada que conseguirá dar un toque diferente a nuestros platos, pero sin cambiar su sabor por completo.

Su sabor en boca nos aporta notas que logran el equilibrio perfecto entre amargor y picante, aportando al aceite una personalidad única.

Los expertos recomiendan su combinación con platos de pasta, es perfecto para hacer salsas con “cuerpo”, así como diferentes emulsiones. También es un aceite muy recomendable para combinar con pescados que sean blancos y suaves.

A nivel nutricional, este aceite también está muy bien valorado: uno de sus componentes por excelencia es la alta cantidad de antioxidantes. Estos elementos serían capaces de neutralizar los radicales libres en nuestro organismo.

También es muy positivo para nuestra salud debido a su aporte de grasa monoinsaturadas (grasas buenas), ácido oleico, oleocanal, entre otros elementos. Incluso hasta es capaz de reducir hasta el 50% de casos de colesterol y diabetes.

Y estas son tan solo algunas de las muchas características del aceite de Jaén IGP.

Variedades de aceituna utilizada en la producción de los aceites de Jaén

Como ya hemos visto, la variedad de aceituna predominante que se utiliza para producir Aceite de Jaén comprende el 90% de la producción Picual. En el 10% restante se incluyen otras variedades como es el caso de la variedad Picudo, Arbequina. Manzanillo de Jaén, Royal, Carrasqueño de Alcaudete y Hojiblanca.

En definitiva, este sello es todo un referente en el mercado, un símbolo de que estamos ante un tipo de aceite originario de allí, que cumple con todos los requisitos y nos da las garantías desde el principio de la producción hasta el final.

Ir arriba